Tratamiento para hiperhidrosis axilar, palmar o plantar

Denominamos Hiperhidrosis al aumento de la secreción del sudor del cuerpo humano o en algunas áreas específicas. Cuando hablamos de la Hiperhidrosis localizada las zonas más afectadas suelen ser: la palma de las manos, la planta de los pies y las axilas.

Las glándulas sudoríparas se encuentran entre la dermis y el tejido subcutáneo, por lo que es justamente ahí donde se infiltra el producto con el fin de inhibir la liberación de la acetilcolina y por consecuencia la secreción del sudor.

El tratamiento es simple, consiste apenas en infiltrar las dosis adecuadas de la toxina botulínica tipo A (Botox) en las zonas afectadas. En pacientes con poca tolerancia al dolor usualmente aplicamos un anestésico tópico.

El efecto comienza a los pocos días y dura entre 4 a 8 meses dependiendo de cada paciente y de los tratamientos que se ha realizado anteriormente.

Se trata de un procedimiento seguro y eficaz, pero debemos informar que la posible complicación que puede presentar es una pequeña debilidad muscular, aunque en general en caso de que aparezca, es un efecto leve y transitorio por lo que no limita la vida laboral o personal, además de que es reversible.

Este tratamiento ofrece una gran ventaja ya que evita métodos más invasivos como es el caso de la cirugía.

Menú
Abrir chat